GUTIERRE DE CETINA. LOS OJOS CLAROS Y LA NOCHE OSCURA

   Aunque escribió mucho, su obra permaneció ignorada largo tiempo. Sólo un madrigal dedicado, según se cree, a una dama italiana, doña Laura Gonzaga, mantuvo vivo el recuerdo de sus letras; y aunque su existencia fue corta, vivió mucho y con intensidad. Sevillano, de familia noble y mediana fortuna, Gutierre de Cetina, es poeta, y digo es, así, en presente, porque los poetas nunca mueren, y menos si lo hacen como a éste quiso llevárselo Dios. Como es el primero de los que en numerosa prole tuvieron Beltrán de Cetina y Francisca del Castillo es también soldado al servicio del emperador Carlos, y participa en la aciaga jornada de Argel junto a un anciano Hernán Cortés. En Italia traba buenas amistades en los ambientes refinados, relacionándose con don Diego Hurtado de Mendoza en Trento, y don Luis de Leyva, príncipe de Áscoli; pero a Gutierre gusta la aventura, y viaja al Nuevo Mundo. Acompañando a su tío el Procurador General de Nueva España don Gonzalo López, Cetina cruza la mar océana, y aunque vuelve a España, otra vez de regreso a tierras mexicanas se establece en la entonces conocida como Puebla de los Ángeles.

La ciudad de Puebla de los Ángeles, escenario de los hechos aquí relatados,
 fue fundada en 1531 por el religioso franciscano fray Toribio de Benavente.

   Vivía en Puebla un tal don Pedro de la Torre, hombre entrado en años de cultura más que ordinaria, que poseía a la vez las virtudes y los defectos que hacen a los hombres admirados y despreciados al mismo tiempo. Tenía conocimientos de Medicina y Teología, había estudiado Arte y Gramática; pero era un jugador empedernido, actuaba como curandero en una mezcla de ciencia y hechicería y debió ser bígamo, pues al llegar al Nuevo Mundo casó con una india a la que llamó Luisa, pero en el tiempo que nos ocupa, estaba casado con una joven belleza de poco más de veinte años llamada Leonor de Osma, que además de a su esposo, tenía enamorado a don Hernando Nava y a don Francisco Peralta, ambos amigos de Cetina y, como se verá, rivales entre sí por el amor de la dama.

                                                        *

   Amigos como son Cetina y Peralta, acompañaba a veces el primero al segundo en sus rondas galantes. En aquel año de 1557, el primer domingo tras la Pascua de Resurrección, Domingo de Cuasimodo, quiso Peralta llegar hasta el balcón de doña Leonor y pidió el enamorado a Gutierre lo acompañara en su cortejo. Van, pues, los amigos de ronda en noche cerrada y oscura cual boca de lobo, cuando ante la casa de don Pedro de la Torre, que era la de doña Leonor de Osma, cerca de la encrucijada de Santo Domingo, yendo delante Cetina, vio éste dos sombras que se les acercaban. Volviose Cetina a dar aviso a su amigo, mas al volver su vista al frente para afrontar el peligro, recibió en el rostro la fría caricia del acero que surcó su piel sobre la mejilla, en tajo desde la oreja hasta el ojo, cayendo el herido de bruces sobre el camino, y su rostro hundido en el lodo.

   Se pidió enseguida ayuda, la más próxima la de don Pedro de la Torre, que para eso era médico, que viendo la profundidad del corte y gravedad de la herida curó sin coser nada, pues nada bueno, sino la muerte del agredido, podía esperarse, al mezclarse piel, carne y hueso destrozados por el golpe.

   Y así, muerto por el arrebato de un celoso enamorado, ante el balcón de doña Leonor encontró su fin el hombre y nació a la inmortalidad el poeta al que otra dama inspiro su madrigal más famoso:

                          Ojos claros, serenos,
                          si de un dulce mirar sois alabados,
                          ¿por qué si me miráis, miráis airados?
                          Si cuanto más piadosos,
                          más bellos parecéis a aquel que os mira,
                          no me miréis con ira,
                          porque no parezcáis menos hermosos.
                          ¡Ay, tormentos rabiosos!
                          Ojos claros, serenos,
                          ya que así me miráis, miradme al menos.

                                                      *

   Podría terminarse en este punto el relato para ungir al poeta muerto con el aura de la eternidad que se otorga a las víctimas inocentes, pero quizá quedara incompleto, y el lector insatisfecho, sin conocer cómo al asesino se le aplicó la justicia con deliberada indulgencia.

   Huidos los agresores, se supo que era el principal de ellos don Hernando Nava al que acompañaba Gonzalo Galeote; que era Nava amante de doña Leonor y los celos le movieron en contra de su rival; y que era Peralta y no Cetina, que llevó la peor parte por ser primero en la marcha y la noche tan cerrada, el blanco erróneo de su malsano impulso. También, porque consta, que Nava se acogió a sagrado, refugiándose en la Iglesia de Santo Domingo, de donde fue sacado a la fuerza por las autoridades, y que tras ser condenado por la justicia a ser degollado, se le conmutó, sin duda por influencia de su madre(1), la pena de muerte por otra que le permitió vivir. El 7 de julio de 1554, en la Plaza Mayor de México, se le cortó la mano derecha y fue entregado de nuevo a la jurisdicción eclesiástica de la que había sido arrebatado, y que nada más hizo en su contra, siendo manco, mas vivo y libre.

(1) Era Catalina Vélez Rascón, la madre de Hernando Nava, mujer de mucho dinero y por ende de poder, que sin duda influyó en el trato que la justicia dispensó a su hijo.
Licencia de Creative Commons

16 comentarios :

  1. Cierto que de este poeta tampoco conozco otra composición que la consabida de ojos claros, serenos, que nos aprendíamos de memoria en las clases de literatura, en el apartado de tipos de estrofas, como ejemplo representativo de "madrigal".
    Una vida corta la del poeta que no le impidió acceder a la inmortalidad.
    Si es que México es un lugar peligroso para los enamorados y sus amigos.
    Un saludo, DLT.

    ResponderEliminar
  2. A una mujer que le rondan varios hombres mal termina todo, lástima que la victima fuese el poeta ya que sus poemas eran muy bonitos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Dª Leonor debía ser muy bella o muy casquivana ya que tantos hombres la rondaban.
    Lo único que conozco de Gutierre de Cetina es este madrigal.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Si es que las pasiones amorosas son armas peligrosas, ciegan y sacan lo instintivo, sin medir las consecuencias propias ni para terceros.
    Un lance desgraciado que se llevó la vida del poeta -y de tantos otros-.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Hola Amigo mio:

    Vaya con Dª Leonor...
    No conocía a este poeta. Buscaré por ahí su obra...
    Hoy no se pude comentar en muchos blogs...incluyendo el mío

    ResponderEliminar
  6. Que inmortalidad tan cara el pobre, las fatalidades de la vida pues era joven aun.

    No lo conocía.

    Un abrazo feliz semana.

    ResponderEliminar
  7. Esta dualidad del soldado/poeta qué buenos textos nos ha dejado, como el que nos muestra. Son de esos que conoces desde siempre pero ignorando al autor.
    Buen poeta pero con mala estrella. Saludos, DLT.

    ResponderEliminar
  8. Bella composición. Mala suerte encontrarse en una situación de amoríos, que encima no tenían nada ver con él.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Lances de damas no eran buenos en aquellos tiempos en que se dirimían los asuntos de honor y amor con el temple del acero, si no a base de cuchilladas a traición como el fue caso. Lo bueno es que de tal suceso nació el poeta.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  10. Los poetas nunca mueren , pero si su cuerpo, como le pasó a este pobre. Tal vez este fue el precio de su inmortalidad. Un cálido abrazo

    ResponderEliminar
  11. Dios, cuántas cosas a uno se le escapan. La pieza que traes es bonita, concentrada. Que tiempos esos, de acero y honores siempre a punto de ser ofendidos. ¿Se puede imaginar a uno de esos hombres en una pista de baile de hoy? No habría bastante suelo en los cementerios.
    Y sí, los buenos versos perduran.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Lástima que se encontrara el primero y causarle la muerte. Pienso que Leonor debía ser muy hermosa para atraer a tantos hombres.

    Un abrazo Dlt.

    ResponderEliminar
  13. Me encantó la poesía.
    Qué muerte tan absurda.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Mala suerte la de este pobre poeta. Por cierto, a pesar de ser sevillano, y de haber cantado yo de joven en una coral su poema "Ojos claros y serenos", nunca me fijé en el autor de la letra, por eso mismo me ha gustado mucho conocer tanto su nombre, como su historia. De la parte musical no recuerdo el autor.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Truculenta y desafortunada vida la suya.
    Queda el poeta.

    Besos.

    ResponderEliminar
  16. Historias que acababan en estocadas y desgracias.

    Mis saludos.

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails