X

   La siguiente historia, como tantas recordadas por todos y tantísimas otras mucho menos conocidas, no debió suceder jamás. Pero ocurrió. Y fue gracias a un hombre lúcido y justo que las conciencias adormecidas despertasen. Fue gracias a él que los que poco antes cerraban los ojos ahora vieran claro, que los que incluso aplaudían los estremecedores hechos llevados a cabo por X y su infausta camarilla se horrorizaran de lo que habían tolerado.

                                                         *

   Y no es que X, por fuerza de las circunstancias, hubiera sido arrojado al arroyo de la inmundicia moral, no. X  había nacido en el seno de una familia respetable, acomodada y había recibido una buena educación. Ejercía como abogado en Manningtree cuando, al parecer, qué otra cosas pudo ser, fue tocado por la más despreciable de las iluminaciones. Encerradas las causas en su cerebro, sin que las razones nos hayan sido conocidas, el caso es que X cambió de oficio y, con su experiencia, comenzó a perseguir brujas. No era la Inglaterra del siglo XVII muy distinta de otros lugares. Una especie de histeria colectiva era aprovechada por algunos desaprensivos, que se afanaban en atender, por un precio razonable, las denuncias que se formulaban sobre, generalmente, mujeres de avanzada edad, acusadas de tratos con el diablo y prácticas demoníacas.

   Peores que aquellas desgraciadas ancianas eran sus delatores, aunque nada hubiera que delatar realmente. Aquello le importaba poco a X, que no estaba solo, pues en su ignominia le acompañaban John Stern y una mujer, de cuyo nombre la historia no ha querido guardar recuerdo, pero no por ello la hace merecedora de consideración mejor que la de sus infrahumanos compinches.

   Un chelín, ese era el precio que en 1645 cobraba X por juzgar y ahogar o quemar a una de aquellas indefensas mujeres, que tan poca resistencia podían oponer a sus verdugos. Generalmente los interrogatorios y las penalidades para hacerlas confesar no eran muy duros, pues la frágil naturaleza de aquellas ancianas era quebrada con prontitud con los castigos impuestos, ante los requerimientos del torturador y la esperanza del alivio a sus tormentos. Pero en ocasiones, se les sometía a una especie de ordalía: maniatadas, se las arrojaba a piscinas o depósitos con la profundidad suficiente para que perecieran ahogadas. Y si flotaban, era por inequívoca señal de culpabilidad en su condición brujesca, y conducidas a la hoguera.

El fuego purificador fue condena aplicada
 con frecuencia a las brujas.

   En 1645, en su desenfreno, X, que se hacía llamar “Cazador general de brujas”, culpó al pastor John Lowe, vicario de la parroquia de Brandeston, de pactos con Satanás. Anciano también, Lowe fue sometido al flagelo de inquisidor. Obligado a caminar indefinidamente hasta la extenuación a fin de hacerlo confesar, el desgraciado, para detener el suplicio, detuvo su marcha y confesó lo que su opresor deseaba oír. Nada consiguió con ello, su cuerpo pendía poco después de una soga, o sí, porque Lowe gozaba de una buena reputación como pastor y aquel hecho pareció remover alguna conciencia y llegó a oídos del reverendo John Caule, vicario de Great Staughton.

   Caule en un implacable opúsculo que dañó irreversiblemente la imagen de X y los suyos, declaró la perfidia del justiciero y su nociva influencia en la comunidad y su fama declinó imparable.

   Aunque no hay pruebas concluyentes del fin de X, dos años después se logró encontrar pruebas suficientes para su detención, y se le sometió a juicio siguiendo sus propios métodos. Atadas sus manos X fue sumergido en las aguas de una balsa, pero su cuerpo salió a flote. Era la prueba de su culpabilidad. Se llamó a los carpinteros. Se construyó un cadalso, y el destino acabó por señalar el final de su camino un 12 de agosto de 1647.

                                                          *

   X fue en realidad Matthew Hopkins. Había nacido en Wenham, en el condado de Suffolk, probablemente en 1619. Era hijo de James Hopkins, párroco de la localidad, y de Marie, que le proporcionaron una vida sin penalidades y facilitaron estudios, probablemente de Derecho, dedicándose a la abogacía o a los asuntos relacionados con las leyes, que ejerció en Ipswich primero y Manningtree después, y a la caza y ejecución de brujas más tarde. Casi todo lo que de él se sabe son deducciones especulativas, incluso su forma de morir, antes de cumplir los treinta años, resulta contradictoria, o quizá sea leyenda forjada si atendemos a los testimonios de su compinche John Stern, persona de la peor laya y poco de fiar,  que según algunas fuentes declaró que tuvo una muerte tranquila y placentera. Fuera como fuese, sí es cierto y resulta comprobado que durante tres años dedicó su vida a descubrir o ejecutar a más de 200 brujas.
Licencia de Creative Commons

15 comentarios :

  1. Siempre hubo psicópatas y sádicos que disfrutaron dando tormento a sus semejantes. Lo suyo es que acabaran sus días probando un poco de su propia medicina, como le pasó a Robespierre con la guillotina o al senador McCarthy, el de "la caza de brujas" de perseguidor a perseguido; aunque tuvo suerte y, acabado y desprestigiado por todos, la cirrosis acabó con él en lugar de que lo hicieran las personas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Como Cayetano pienso que los psicópatas y los sádicos siempre existieron y si además, por gracia de las autoridades, se les concedía "el derecho de administrar justicia"podían legalmente dar rienda suelta a esos perversos instintos.
    Hubo muchos X en España.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. No debería de haber sucedido pero ocurrió y quien sabe si bajo otros aspectos no sigue la historia. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Por desgracias, a lo largo de la Historia, psicópatas de todo pelaje han accedido a puesto de poder para desplegar toda su perversidad sin oposición. Tantos ejemplos hubo y hay -en todos los ámbitos- que se pierde la esperanza en evitar que se repita.

    Buenas noches y saludos

    ResponderEliminar
  5. Los fanatismos son peligrosos y cuando son de índole religiosa son de una crueldad imparable, para muestra un botón.-Choca que siendo hijo de un pastor y que gozó de muchos privilegios que en una época de muchas escaseces y sobre todo de mucha ignorancia.Tiene todo el perfil de un desequilibrado y ademas fanático.Probó su propia medicina.

    Feliz semana.

    Un abrazo.



    ResponderEliminar
  6. La de inocentes que morirían con las cazas de brujas, qué barbaridades.
    El tal X desgraciadamente no fue una excepción.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Un episodio oscuro, donde murió gente inocente (y aunque fuesen culpables, una terrible muerte). Siempre he pensado que los psicópatas están al lado nuestro...Y desencadenamos su maldad con una simple mirada...

    Saludos Amigo. Que todo vaya bien

    ResponderEliminar
  8. Los que ejercían esta profesión algo tenían de brujos ellos mismos, ya que estaban tan seguros de su autoridad con muchos inocentes que era todo una gran brutalidad.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Cada vez que paso por la plaza del Rey, en Barcelona, recuerdo una visita al edificio de la Inquisición. No vi ninguna señal interior de lo que albergó, pero el terror vivido allí debió ser inhumano.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. El señor X murió padeciendo bajo sus propios métodos. Ni que decir tiene que es probable que algunos gozaran con su ejecución con un sentimiento de venganza por la muerte de algún familiar.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  11. Cuando leo historias (o noticias recientes de este tipo que las hay todavía aunque parezca mentira y no sean de tal envergadura como la que nos cuentas hoy) siempre pienso que algo pasaría en esta familia aparentemente tan ejemplar para que la mente limpia de un niño se torciera hasta el punto de desembocar en un adulto tan perturbado...
    Escalofriante vida y escalofriante final.
    Un abrazo, vecino dlt y gracias por estas historias tan interesantes.

    ResponderEliminar
  12. Increíble. Otra vez una historia real que tanto cuesta de imaginar. Y otras que has publicado en blog, que corroboran nuestra locura. Tan buenos y tan diabólicos que podemos ser. Incluso en una misma persona.
    Al final el hombre probó su propia medicina, esta vez seguramente con mayor justificación.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Una vida feliz y persona de estudios, no quita de que se esté desestabilizado mentalmente, y éste lo estaba y bien.
    De otra forma no se concibe lo que hizo...pero, se cumplió el dicho de que con hierro mata, con hierro muere. Si es que murió así.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Aún no había llegado a los 30 años y ya tenía sobre sus espalda una carrera brutal en la caza de brujas con su sadismo y mente psicópata. Al final encontró lo que se merecía.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Otro loco con sus seguidores y encima pedía que se le pagasen sus servicios.
    Matthew Hopkins, era el propio Diablo.
    Gracias por tu visita, espero que con el tiempo recupere algo la salud de mis piernas.
    Un gran abrazo

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails