PEÑÍSCOLA

   Ir a Peñíscola es hacer un viaje a la historia. Allí, en la villa marinera y hoy turística, murió el penúltimo papa del Cisma de Occidente, refugiado y solo, pero tenaz en su pretensión.

   Sirva este corto paseo por Peñíscola para conocer algo de su historia y como continuación y final de la historia de don Pedro de Luna y del Cisma de Occidente contado en “Cuando Benedicto se mantuvo en sus trece”.
      
                                                    *

   Cuando el viajero llega a Peñíscola, hace casi cien años que dejó de ser isla ocasional. Fue entonces cuando el cemento invadió el espacio que sólo la arena ocupaba, y le quedó prohibido al mar, ni aun en los temporales, separar con sus aguas isla y pueblo de la costa. Hasta la construcción del puerto, en 1925, un camino sobre la estrecha lengua de arena era la única forma de llegar hasta la población y su castillo. No es extraño que esto hiciera pensar en aquella roca como un lugar fácil de defender y seguro para vivir, pues a su estratégico aislamiento unía la existencia de manantiales de abundante agua dulce.


  En 1292, los templarios se instalaron en Peñíscola y comenzaron a colocar sobre piedras anteriores, puestas por los árabes, lo que el viajero ve hoy: un imponente castillo que ha servido para mucho en el pasado.

    De su importancia da cuenta el que fuera corte papal durante el pontificado de don Pedro de Luna, el papa Benedicto XIII elegido en Avignon, que se refugió en Peñíscola, desde donde se mantendría como uno de los papas de la cristiandad en los últimos tiempos del Cisma. Benedicto había recibido Peñíscola de la orden de Montesa, heredera de la del Temple, cuando ésta fue disuelta e inmediatamente don Pedro ordenó acometer obras de mejora en sus murallas y de acondicionamiento y embellecimiento interiores.

   Aún no está definitivamente alojado en Peñíscola, cuando desde Constanza donde se celebra el concilio convocado por Segismundo, rey de Hungría, hijo del emperador Carlos IV, en el que se intenta unificar la obediencia papal en la del pontífice romano, se promueve un encuentro en Perpignan. Allí, en 1415, se tratará, una vez más, de convencer al anciano don Pedro para que renuncie. Acuden a Perpignan el rey de Aragón, Fernando de Antequera y Vicente Ferrer, que ya habían tratado de convencer al papa de lo mismo en Morella, poco antes, sin éxito; y también el propio Segismundo. Benedicto vuelve a mantenerse en sus trece, pero ahora perderá el apoyo de Fernando, cuyo reino dejará de someterse a su obediencia, y sobre todo el de Vicente que también lo abandona. Benedicto deja Perpignan. Dolido, se queja. Él, que tanto hizo por Fernando en Caspe le reprocha su ingratitud: “Yo te hice lo que eres, y tú me envías al desierto”. Y vuelve a su roca de la que ya no se moverá. Tiene ochenta y siete años, pero su espíritu es fuerte y no piensa rendirse.

   El viajero que pasea por la planta alta del castillo se asoma a la torre del papa Luna, contigua a sus aposentos, en la que se abre una ventana desde la que se ve el mar. Desde allí dicen que Benedicto miraba el horizonte, más allá del cual estaba la sede papal que creía corresponderle.

   Los años siguientes son de continua resistencia. Asediado al principio por el desagradecido Fernando, la presión disminuye mucho al reinar su hijo Alfonso. La vida del papa transcurre en Peñíscola con cierta placidez, dedicado don Pedro a sus rezos, sus estudios y defender su causa.

   Aún, desde Constanza, donde el concilio continúa sus sesiones, se hará un último intento. Martín V, el papa romano, envía a Peñíscola dos mensajeros. Son dos frailes benedictinos. Deben informar en persona a Benedicto que ha sido declarado cismático y hereje contumaz. También instarle de nuevo a la renuncia, a cambio, como en anteriores ocasiones, de grandes rentas y la consideración de segundo papa de la Iglesia. Benedicto y sus cardenales reciben con gran pompa a los delegados, pero éstos nada consiguen y regresan a Roma para dar cuenta de su fracaso.

   Ya sólo Escocia está bajo su obediencia, más por oponerse a Inglaterra, fiel a Roma, que por afecto a don Pedro. También mantiene influencia sobre algún condado de la Gascuña francesa, donde se halla un seguidor suyo, el francés Jean Carrier. El papa Luna está casi solo, pero resiste, parece que lo vaya a hacer siempre. En 1418, Benedicto sufre un nuevo embate de sus enemigos: don Pedro gusta de los dulces, de los que se ve bien surtido por la población de la roca y las monjas de los conventos próximos. Se los sirve su camarero Micer Domingo Dalava, y se los sirve envenenados. Entre él y Fray Palacio Calvet llenan los dulces de arsénico. Benedicto los come sin darse cuenta de que llevan la muerte dentro, pero don Pedro es un anciano fuerte, anda ya reseco de carnes, y su resistencia es como la de la roca en la que habita. Se sobrepone. Los culpables son detenidos, confiesan e involucran a varias personas, la de más alta categoría un cardenal italiano, que se hallaba presidiendo un sínodo en tierras leridanas. Nada se puede hacer contra éste, sí contra los responsables materiales, que son ajusticiados.

   Aún vivirá unos años más el irreductible papa Luna defendiendo sus derechos. Cuando se acerca su hora, antes de morir, Benedicto toma medidas, y al poco, a sus noventa y cinco años don Pedro fallece. No ha muerto de repente, sino por ancianidad, a finales de 1422. Cuando parte para el otro mundo, don Pedro ya ha dejado las cosas de éste arregladas. Ha creado cuatro cardenales, tres de los cuales se reúnen en cónclave y eligen nuevo papa. El nombramiento recae sobre un canónigo de la catedral de Valencia, Gil Sánchez Muñoz, que es coronado como Clemente VIII.

   Gil Sánchez Muñoz había nacido en Teruel. Cuando fue elegido papa, sucesor de Benedicto XIII, era además de canónigo en la catedral de Valencia, arcipreste de Teruel y chantre(1) de Gerona y poseía algunas rentas. Había sido colaborador de los dos últimos papas de Avignon, don Pedro de Luna y el predecesor de éste Clemente VII y aunque Aragón se sometía a la obediencia romana, Alfonso V el Magnánimo, al que interesaba oponerse al romano Martín V, que había excomulgado Clemente, contribuía con rentas suficientes al mantenimiento del palacio papal de Peñíscola. Así siguieron las cosas durante ocho años hasta que Clemente, a instancias del rey Alfonso, resueltas sus querellas con Martín por la cuestión napolitana, se dispuso a la renuncia, aunque no sin condiciones, sino exigiendo la legitimidad de los nombramientos de Benedicto y del suyo propio. Con sentido práctico así se hizo y con toda solemnidad el 29 de julio de 1429 Clemente VIII reconoció como único papa verdadero a Martín V, que lo nombró obispo de Mallorca. El Cisma había terminado(2).

Alfonso el Magnánimo

   No se olvida el viajero de otro nombramiento. En Peñíscola está también un joven secretario del rey Alfonso. Ha mediado mucho a favor de su señor en los asuntos napolitanos y también para lograr la conclusión del cisma. Hoy recibe de manos del legado papal, en la capilla del castillo, en la misma en la que ha renunciado Clemente, la mitra de Valencia. Se llama Alfonso de Borja y llegará a ocupar la silla de Pedro. Con él dará comienzo la historia de una familia de la que la Historia se ocupará con mucho interés.

   Mucho más sucedería tras los muros del castillo. En el siglo XIX fue cárcel y algunos presos de importancia fueron allí enviados por Fernando VII, al que parece faltaban prisiones en  las que encerrar a sus enemigos liberales o simplemente a sus enemigos, como le sucedió a don Juan de Almaraz, el último confesor de su madre, la reina María Luisa de Parma, y que según algunas fuentes reveló por escrito, a requerimiento de la arrepentida, la confesión de la reina acerca de la ilegitimidad de todos sus hijos, lo que provocó la ira de “El deseado”, cuando ya no lo era tanto, que mandó encerrarlo, pese a lo avanzado de su edad.

   El viajero deja el castillo, baja y vuelve a subir por estrechas y empinadas callejuelas limitadas por las blancas casas, muchas de las cuales ocuparon el lugar dejado por los edificios y palacetes góticos usados por la corte del papa Luna, destruidos en los bombardeos que sufrió la localidad, puesta del lado de Felipe V, durante la Guerra de Sucesión. Recorre parte de las murallas, gran parte de ellas levantadas en tiempos de Felipe II, y en una placa que hay en una de ellas lee el viajero que por allí anduvo Charlton Heston haciendo de Cid Campeador, simulando en el celuloide estar ante Valencia, cuando Rodrigo Díaz la conquistó en 1094.


   Cerca, en el puerto, unas embarcaciones ofrecen paseos rodeando la pétrea mole. El viajero embarca. Quiere ver la escalera que desde el castillo, dicen se labró, en la roca viva, en un solo día y por la que, durante los asedios, Benedicto recibía las vituallas suficientes para resistir los ataques enemigos. Desde el mar el viajero cree verlo todo como si el tiempo no hubiera pasado, como si el reloj que lo mide se hubiera detenido, como si la embarcación con la que rodea la antigua isla fuera una de las galeras del papa Luna con las que defendió su "reino" en este mundo.


(1) La dignidad de chantre estaba relacionada con la dirección del coro en los oficios divinos.

(2) O casi, porque hay que advertir que aunque Clemente VIII es considerado el último papa cismático, Jean Carrier, el cardenal creado por Pedro de Luna poco antes de morir, que no asistió al cónclave del nombramiento de Gil Sánchez, al enterarse del mismo lo rechazó.
Carrier, que desde tiempo atrás venía tratando de ganar prosélitos para la causa de Benedicto, tenía el apoyo del conde de Armagnac y él mismo, como si de una parodia se tratara, ante los ataques que recibía, como los recibía Benedicto en su roca mediterránea, se hizo fuerte en su castillo, al que la gente comenzó a llamar Pegniscolette. Muerto Benedicto, y sabiéndose cardenal, en 1425, nombró papa a su sacristán, con el nombre de Benedicto XIV, con el enojo de Martín, romano y de Clemente, heredero del aviñonés Luna. Carrier acabaría dando con sus huesos, preso, en el castillo de Foix, donde moriría en 1433.
Safe Creative #1205081607608

27 comentarios :

  1. Rememoro con tus palabras, el viaje que hice a Peñíscola, y la impresión que me dejó el pueblo y su castillo.
    Gracias Desde... Me has recordado un momento emotivo.
    Salud ¡¡¡

    ResponderEliminar
  2. Momentos muy emocionantes para mi, Peniscula la he visitado muchas veces, pero cada vez la he reconocido menos ya que se ha extendido tanto con el turismo que ha perdido mucho encanto de la isla de su historia papal y el castillo.
    Gracias por toda la historia tan extensa.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Hola DLT. Interesante entrada sobre Peñíscola. Conocí ese bello pueblo en 1998 ¡en el siglo pasado! y creo estará ya muy cambiado. Además tuve la suerte de verla en Semana santa, por lo que aún no estaba llena de gente follonera como imagino estará en verano. Me fascinaron sus calles tranquilas sin guirufos, sus tabernas, sus cuestas. Un placer andar por esas calles empinadas y angostas. Allí descubrí el arroz abanda, cuando en los Madriles no se conocían más arroces que el a la Cubana y la Paella. No recuerdo el nombre del bar, pero me zampé un abanda con alioli que aún lo estoy recordando, y con un blanco de la Comunidad Valenciana que no recuerdo su denominación.
    Además de la fascinante historia del Papa Luna y su tinglado en la Baja Edad Media.
    Saludos caballero valenciano.

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué magnífico paseo por la historia, querido Dlt, y por tan bella población levantina! Me ha venido al recuerdo esta obra maestra del gran Berlanga,"Calabuch", que convirtió en leyenda viva en el celuloide esta legendaria Peñíscola
    Mil bicos, amigo mío.

    ResponderEliminar
  5. Conozco bien Peñíscola pues he estado varias veces y la historia del Papa Luna también, pero siempre es agradable conocer tus historias. Por cierto, a unos cuarenta kilómetros de aquí, muy cerca de Ejea de los Caballeros, está el pueblo aragonés de Luna y creo que es de ese lugar de donde procedía la familia de Benedicto XIII,
    Un saludo desde mi mejana

    ResponderEliminar
  6. Bello recorrido por esta casi isla, comarca de ensueño; nunca supe de ella, pero veo que se trata de un paraiso enclavado en el Mediterraneo, que atravesó los siglos viviendo importantes vaivenes historicos dentro y fuera de las paredes de su fortaleza, de su castillo apoyando finalmente a Felipe V. Un abrazo, y gracias por dar a conocer estas perlitas.

    ResponderEliminar
  7. Me ha gustado este paseo por la historia de Peñíscola de tu mano. Agradezco estas pinceladas que enriquecen lo poco que sé.

    La visité una vez y fue toda una experiencia, el paisaje me encantó, y cómo no, también la gastronomía, allí degusté mi primera zarzuela de pescado.

    Un abrazo DLT.

    ResponderEliminar
  8. Un paseo por la historia y por mis recuerdos. Estuve una semana en Peñíscola y me la recorrí entera. Fue como bien dice el viajero adentrarse en túnel del tiempo. El Papa Luna, el Cisma, Charlton Heston mi ídolo de juventud, todo mezclado y todo enredado y con tu magnífico post casi aclarado.
    Como siempre magnífico. Me encantan ver a través de los ojos de este viajero.
    Bss

    ResponderEliminar
  9. Tres veces he estado en Peñiscola, dos de ellas fueron visitas de un día desde poblaciones cercanas y una, la del medio, fue una quincena entera. La he pateado bien y me encanta, es uno de los lugares de a los que siempre apetece volver y por supuesto subir a su maravilloso castillo.
    Un muy buen repaso histórico.

    ResponderEliminar
  10. No la conozco, la verdad, pero con tu magnífica descripción, me han entrado ganas de visitarla. Tiene que ser impresionante ver esa castillo de los papas. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Un lugar indisolublemente asociado al Papa Luna, desde luego. No cabe duda de que fue un hombre obstinado, que hasta al arsénico se resistió con donosura :)
    Y yo aún sin haber visitado Peñíscola, con tanta historia como encierra. Espero un día poder reparar mi omisión.

    Feliz día

    Bisous

    ResponderEliminar
  12. Aunque el boom del ladrillo ha cambiado mucho nuestras costas, no es mal este sitio para perderse aunque no te hagan Papa. Ni falta que hace, que para "cisma" ya tenemos uno bueno montado.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Hace muchos años que no voy a Peñiscola, sin embargo, sigo guardando en un maravilloso recuerdo de esta localidad, de su mar, de su gente y de su historia.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  14. Gracias por la excelente entrada, siempre que he paseado por Peñíscola y su castillo, me quedaba pendiente la lectura sobre el longevo e indomable don Pedro.Helo aquí todo lo que siempre quise saber.
    En cuanto a la población, no se ha salvado de los desaguisados urbanísticos perpetrados en las costas españolas. Al menos, el castillo y las callejas de la roca siguen tal cual.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Genial, simplemente genial. Estuve hace unos años en Peñíscola y tengo que volver . Muy buen blog. Saludos desde conil ( Cadiz). visita mi blog.

    ResponderEliminar
  16. Y que haya sobrevivido al arsénico no se interpretó nunca como una señal de que era realmente el elegido ? :D

    Leo la historia y me acuerdo de mi padre diciendo que el no le tenía miedo ni al Papa Luna... al moro Muza querrás decir, le corregía mi madre, no, contestaba mi padre, si el moro Muza ve al Papa Luna se hace pis a gotinas, jaja

    Preciosas imágenes, cuéntanos más de Rodrigo de Borja :)

    Un abrazo grande y muy agradecido

    ResponderEliminar
  17. Gracias Alma. Leo tu comentario, y gran susto: ¿Rodrigo? No es posible. Pero sí, he puesto Rodrigo. Y aunque Rodrigo también fue papa y dio mucho más que hablar, éste del que hablo, secretario del rey Alfonso tenía el mismo nombre. Ya está subsanado. Sirva éste “re-comentario” como fe de erratas. Sólo tú, y de esa manera tan elegante, podías advertirme de la errata. Recojo el guante. Ya subiré algo de Alfonso Borja, que sería Calixto III.
    Muchísimos, pero que muchísimos besos amiga.
    ¡Ahora sí! :)

    ResponderEliminar
  18. No conozco Peñíscola, pero después de leer tu relato me han entrado unas ganas tremendas de conocer esa ventana a la que se asomaba el Papa Luna, ansiando poder vislumbrar su sede papal, o la roca sobre la que se asienta la fortaleza, similar en consistencia y dureza al personaje cuyo espíritu aún recorre sus estancias.
    Saludos

    ResponderEliminar
  19. No he estado en Peñíscola, pero con esta narración, prácticamente he estado allí...

    Ver ese castillo debe ser una impresionante sensación.

    Saludos Marqués.

    ResponderEliminar
  20. Hace tiempo visité Peñiscola, alquilamos unos hidropedales y vimos la parte del castillo que solo se vé desde el mar, creo recordar que unas escaleras descencian hasta el mar hechas en la roca. Un pueblo en otros tiempos pequeño pero con una gran historia.
    Las fotos son muy bonitas me encanta el color del mar. Un beso

    ResponderEliminar
  21. mil gracias por regalarnos la interesante historia y fotos de tan bella ciudad. Muchos besinos con todo mi cariño.

    ResponderEliminar
  22. Muy bien explicado. Cuando yo estuve en Peñiscola y por supuesto en el castillo, ni el guía explicaba las cosas tan bien como tu, a mi me daba apuro ver como las señoritas guías, no sabían apenas nada de lo real, pero bueno, aún así, mereció la pena.

    Saludos

    ResponderEliminar
  23. Me encantan estos paseos del viajero por estos lugares patrios, menudo montón de datos y de historias.
    Saludos

    ResponderEliminar
  24. Un paseo muy interesante, tanto por la historia tan cconvulsa de los papas y el cisma como por Peñíscola y su castillo.
    Lectura muy entretenida y entretejida.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Como en todos tus artículos un paseo por la história muy interesante y ameno, eso es lo que mas me gusta ,aprendes de la historia de una manera entretenida y amena. Muy bien elaborado y documentado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. Como todos tus post muy bueno, no conozco Peñíscola, me dejas con ganas, porque rememoras tu visita con la historia pasada.
    Un beso

    ResponderEliminar
  27. Hola, esa es la vista desde un Hotel en Peñiscola? Porque si es así ya me voy allí!!!Hermoso

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails