LA FUENTE DE CELLA

   El viajero, en su camino por tierras de Aragón, se desvía de su camino para ver una fuente al decir de unos, al de otros pozo, que sabe está en Cella. Durante mucho tiempo se ha tenido, y aún hoy, aunque estrictamente no lo sea, por el nacimiento del río Jiloca, un tributario del Jalón que las mezcla con las suyas, para entregarlas al Ebro.  

   Como en tantas ocasiones ocurre, la leyenda invade el terreno de la historia cuando ésta carece de certezas y detalles. Se cree que fueron los templarios quienes excavaron el pozo, y que más tarde, cuando la importancia, el gusto por lo bello y los recursos dieron para ello, se construyó el pretil que lo rodea; pero aún siguen vivas las leyendas que hablan del afloramiento de las aguas que riegan los campos de Cella y sus alrededores.

   Y a falta de una son dos las leyendas que se confunden y toman una cosas de la otra y ésta se apoya en la primera para fraguar la memoria de lo irreal.








   Una nos habla de Zaida, la hija de alcaide que, pretendida por Melek, hijo del rey moro de Albarracín, y por don Hernando, conde de Abuán,  caballero cristiano acompañante del Cid Campeador, que hizo de aquella tierra punto de encuentro en la toma de Teruel, se inclinó por el amor del cristiano, lo que despertó los celos del sarraceno y fue causa de trágico final para ambos.

   Y es que por no querer contrariar a Abú Meruán, el padre de Melek, puso a su hija como premio para aquel de los pretendientes que lograra cumplir el cometido que les encomendaba. Solo el vencedor lograría la mano de su hija, la hermosa Zaida. Tres años fue el plazo dado y duro el trabajo encargado. A Melek el de reconstruir el acueducto que los romanos, siglos antes, habían trazado desde Albarracín a más de cinco leguas, llevando a Cella las aguas del Guadalaviar; a don Hernando, más difícil si cabe, el de encontrar agua y hacerla aflorar en la misma población o sus alrededores.

   Quiso la fortuna que fuera el conde de Abuán quien diera con un pozo antes de cumplirse el plazo. La alegría de Zaida fue incontenible, y gozosa, se acercó al manantial donde, con sus propias manos, recogió cuanta agua cabía en sus palmas y la ofreció al esforzado conde, momento en el que acertó a pasar por allí Melek que, viéndose derrotado y celoso por las atenciones que la dama prodigaba a su rival, ciego por la ira, se abalanzó sobre don Hernando, que en defensa propia, dio muerte al príncipe moro. Triste y rabioso, Abú Meruán, para vengar la muerte de su hijo, concedió la libertad a un preso de la peor calaña al que pagó generosamente para que diera muerte a don Hernando. Y así fue como muerto también el conde, Zaida murió de pena y su espíritu sigue buscando en el fondo del pozo abierto el cuerpo de su enamorado.

   La otra, trágica como la anterior, habla de muerte y venganza también, en tiempos de Alfonso I el Batallador. De Cella era uno de los caballeros que acompañaban al rey en su avance hacia Teruel. Era casado con una hermosa dama que despertaba la admiración de todos, pero impuros deseos en un viejo y acaudalado vecino que, aprovechando la ausencia del esposo, cierto día que la encontró a su paso, dedicó deshonestas palabras a la mujer. El viejo, al verse despreciado en sus atenciones la empujó y cayendo sobre unas rocas resultó muerta. En ese instante el esposo en un estado próximo al de la clarividencia, retornó a Cella con ánimo vengativo, encontrando a su esposa fallecida y al viejo culpable de su muerte aún en el lugar. Sin vida también el lúbrico y rico anciano, se tuvo el lugar donde había acaecido el doble crimen por lugar maldito y se decidió levantar una ermita, mas al amanecer de cada día se encontraba deshecho lo construido durante el día anterior. Si era el espíritu maligno del viejo rico, quien cada noche desmontaba lo erigido durante día nadie lo sabía. Así día tras día, hasta que un peregrino de paso por Cella, escuchando la historia, advirtió que sólo con agua bendita lo construido por la mañana permanecería tras caer la noche. Se bendijo el lugar y, en la madrugada de aquel día, se desató una tormenta terrible y un rayo cayó donde se bendijeron las piedras. Y allí mismo, donde dicen hoy está la fuente de Cella, comenzó a brotar agua.











   Pero en realidad el origen de esta fuente, el mayor pozo artesiano de Europa, es muy otra y nada tiene que ver con leyendas y sí con los fenómenos naturales que supieron aprovechar los templarios, que excavaron el pozo, cuando Alfonso II, el Casto, entregó la futura villa ─fue Jaime I quien concedió dicho  título─ a dicha orden de caballeros. El caudal que es abundantísimo y proviene del gran acuífero que desde Cella alcanza el subsuelo de Molina de Aragón, se distribuye gracias a acequias que desde los dos cárcavos de la fuente riegan los campos de la comarca. Pero lo que más llama la atención del viajero es el pretil elíptico que, con sus ciento treinta metros de perímetro, cierra el manantial y le evita el peligro de caer al pozo que alcanza una profundidad de doce metros, y el templete que de manera tan armónica sirve para forma uno de los túneles de desagüe. Sobre la puerta de entrada una placa fechada en 1929 recuerda el bicentenario de la construcción del pretil y de esta capilla puesta bajo la advocación de San Clemente de Alejandría, al que se invoca para la obtención de aguas limpias y puras, como así le parece al viajero, viendo el cielo reflejado en ellas.
Licencia de Creative Commons

16 comentarios :

  1. Ambas leyendas hermosas y muy trágicas. ¿Será que el agua sigue siendo tan importante hoy como ayer?
    La que más me gusta es la de los dos pretendientes, en esos tiempos de tierras de fronteras, el western peninsular, tan poco explotado y tan rico en amores imposibles.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Detrás de cada leyenda siempre acaba imponiéndose la realidad, que obedece a causas naturales y no a maldiciones o sortilegios; aunque qué sería de nosotros sin una bonita historia siempre a mano. Y si hay amores y venganzas, mucho mejor.
    Un abrazo, DLT.

    ResponderEliminar
  3. Las leyendas siempre animan conversaciones y suscitan la atención, pero la realidad tambien es interesante, en este caso mucho. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. La conozco. Hace muchos años que estuve y me impresionó pero no sabía las leyendas. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  5. Me gusta mas la Primeraaunque la mejoraría en cuanto los dos enamorados.


    ¿Te importa quelo haga?


    manolo
    .

    ResponderEliminar
  6. Pues menos mal que el origen fue más limpio que el de las leyendas, porque eso de que haya doncellas buscando cadáveres en el fondo del pozo no invita mucho a beber el agua.

    Feliz día, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Me quedo con la última explicación, para si paso por ahí, no inquietarme por los espíritus de tanta desgracia. Hay que saber mirar para descubrir tanto a partir de un pozo. Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Las leyendas y sus mitos pero si que siempre se impone la realidad.Por lo que se ve San Clemente de Alejandría es un buen guardian de estas aguas.

    Un viaje precioso y sobre todo muy animado con estas leyendas que le dan más curiosidad al lugar.

    Muchas gracias por compartir este viaje guiado.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Leyendas para cualquier punto de España, en gran número enlazadas con amores imposibles. Muy español. gracias por compartir.

    ResponderEliminar
  10. Pocas cosas mas arcaizantes que el origen legendario de las fuentes.

    ResponderEliminar
  11. Wow, dan ganas de beber ahí.
    La leyenda de Zaida me dio mucha pena. Siempre son tristes...
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Leyenda y verdad siempre tienen una frontera difuminada...Pero tienen su encanto.

    Me ha gustado mucho. No las conocía. Algo triste, pero intensas...A mi esposa le sacó una lágrima...

    Saludos Amigo. Que todo vaya bien

    ResponderEliminar
  13. Aún conociendo la realidad, me quedo con la primera leyenda, trágica, pero, una bonita historia de amor.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Si es que sin leyendas ni mitos, la realidad es árida y muy poco literaria. Necesitamos soñar y luego, pues ya estudiamos el pozo artesiano.

    Saludos

    ResponderEliminar
  15. Trágicas y hermosas leyendas para explicar el origen de una fuente. Me ha gustado leerlas, no las conocía.
    Saludos

    ResponderEliminar
  16. Las leyendas forman parte de la riqueza cultural de los pueblos. Como en Farenheit 451, los viejos están obligados a trasmitirlas a los más jóvenes para que estas nunca se pierdan. Gracias por colaborar a lo Bradbury contándonoslas. Saludos.

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails